yabrembre

31 mayo, 2006

Todo está en los genes

Dos apuntes que leo en Astroseti.

El primero:
Un genetista molecular estadounidense ha llegado a la conclusión, después de comparar más de 2.000 muestras de ADN, que la capacidad de una persona para creer en Dios está relacionada con la química cerebral.
Y claro, la Iglesia ya ha empezado a tirarse de los pelos. La verdad es que soy bastante escéptico con el artículo. Sólo comentan las opiniones de gente de la Iglesia y además el tipo publicó los resultados de su investigación en un libro en vez de una revista especializada. Pero si tiene razón dentro de unos años los padres creyentes podrán encargar a la cigüeña hijos creyentes.

El otro apunte va sobre el mismo tema pero diferente:
Los científicos, en la Universidad Hebrea de Jerusalén, examinaron el ADN de 148 jóvenes sanos de ambos sexos, todos ellos estudiantes de la universidad y compararon los resultados con cuestionarios en que se pedía la descripción del mismo estudiante con relación a su deseo sexual, excitación y funciones sexuales. Encontraron una correlación entre variantes en un gen denominado D4 receptor y los propios reportes de los estudiantes sobre su sexualidad.
Vamos, que la falta de apetito sexual podría ser una condición biológica y no un problema psicológico. ¡¡¡Menos mal!!! Toda mi vida he pensado que sería imposible que alguien por muy loco que estuviera no le apeteciera sexo... Hablando en serio, si esto fuera cierto, podrían desarrollarse drogas que curaran la enfermedad.

Pues eso, todo está en los genes.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



<< Página principal