yabrembre

16 marzo, 2006

Pringao-HOWTO

El otro día le llevé a un colega una llave de esas USB wifi que tenía muerta de risa en el cajón y conseguimos conectarnos vía vecino generoso. Esta tarde ha tenido lugar la siguiente conversación telefónica:

Colega: Tienes que ayudarme. Me he pasao de hacker y no tengo conexión a Internet.
Yo: (Con cara de póquer) Estoy en el curro. Te llamo ahora.

(20 minutos más tarde)

Y: Dime.
C: Me he conectado al router y le he dado a nosecuantos y ya no puedo conectarme. Verás, prueba. Toma nota: 192...
Y: (interrumpiéndole) Espera, espera. Yo desde aquí no puedo conectarme al router.
C: ¿Cómo que no? Prueba. Toma nota.
Y: 192.168.0.1. Insisto. Yo no puedo conectarme desde aquí. Créeme.
C: ¡¡Pero si me acabas de decir los números!! Inténtalo.
Y: ¿Quieres que te diga que he probado y no llego?
C: Quiero que pruebes.
Y: Vamos a ver. - Aquí un par de minutos explicándole porqué no puedo conectarme - . Así que olvídalo. Dime qué has hecho.
C: (Con voz dubitativa. No estoy seguro de haberle convencido) Le he dado a enable disable.
Y: Vuelve a ponerlo enable.
C: No puedo conectarme.
Y: Pues cuando el legítimo dueño se de cuenta de que no funciona lo arreglará (o lo intentará). Prueba a conectarte a otra.
C: Me da que no... ¿Pero por qué no pruebas?
Y: ¡¡Por que no!!

...

Y: Mañana me paso por tu keli, me invitas a un café, echamos un vicio y lo miramos. Por ese orden.
C: Vale, vale.

Cuelgo.

Mi compañero: ¿Por qué no te has conectado? Con la ilusión que le hacía al chaval.
Y: ¡Que te follen!

Risas a tutiplén.

PD: Si lees esto no te enfades Chini!!

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



<< Página principal